Clave 20 y Hola Monterrey: 2 caras opuestas de la TV regia de los 90’s

0
19
programa-clave-20-hola-monterrey-tv-monterrey-television (1)

En la década de los 90’s la televisión local de Monterrey tenía 2 programas que representaban dos realidades distintas de la ciudad, ¿lo recuerdas?

En la década de los 90’s el entretenimiento televisivo era muy distinto a nivel nacional y local.

Eran más reducidas las opciones que había en la televisión y la televisión de paga era no tan accesible como lo es hoy y de las plataformas como Netflix o YouTube y otras plataformas de streaming eran impensables.

El internet apenas comenzaba a abrirse camino, así que tenías que limitarte a lo que se ofrecía en la televisión abierta.

A nivel nacional estaban Televisa con sus canales 6 y 10, después surgió el 22; y Tv Azteca con los canales 4 y 7.

En tanto que a nivel local estaban Multimedios Estrellas de Oro con el canal 12, TV Azteca Noreste que ocupaba parte de la señal del canal 7, Televisa con los canales 2 y posteriormente el 34, y el Canal 28, después convertido en Tv Nuevo León.

programa-clave-20-hola-monterrey-tv-monterrey-television

Te recomendamos: El entrañable Pipo

Y dentro de la televisión local había dos programas que destacaban por el tema social, pero desde enfoques diametralmente opuestos: Hola Monterrey y Clave 20.

Era muy interesante ver ambos programas porque en verdad retrataban dos caras muy distintas de Monterrey: por un lado la del poderío económico de varias familias de Nuevo León y por otro la crudeza de los barrios bravos de la ciudad.

¿Los recuerdas?

«Hola Monterrey»: la vida de la clase alta de Monterrey

El programa Hola Monterrey surgió a principios de 1995 en Tv Azteca Noreste. Se transmitía en el Canal 7 los miércoles y domingos a las 22:30 horas y después únicamente los miércoles a las 23:30.

Era conducido por Lizzie Barrera y en él se registraba el estilo de vida se la clase empoderada de Nuevo León: bodas, bautizos, cenas de gala, eventos a beneficio y demás actos sociales eran cubiertos por esta producción.

lizzie barrera - hola monterrey
Lizzie Barrera, 2015.

Ahí aparecían los grandes empresarios, políticos y «socialités» de Nuevo León, con todos esos apellidos tan propios de las clases altas.

Hay que reconocer que la producción era austera, de bajo presupuesto, pero era comprensible ya que Tv Azteca Noreste iba iniciando y había poco presupuesto.

A muchos les podrá sonar muy superficial este programa y así lo fue para muchos de los que llegaron a ver esas emisiones, sin embargo su valor está en dejar registro de ese estilo de vida tan lejano al del grueso de la población.

Incluso resulta interesante ver el spot de inicio de «Hola Monterrey», en el que podemos ver una boda en la que aparece el exgobernador de Nuevo León, Fernando Canales, o el exalcalde de San Pedro, Mauricio Fernández o el exdueño de los Rayados de Monterrey, Jorge Lankenau o incluso a Alfonso Romo, Jefe de la Oficina de Presidencia y persona cercana a AMLO.

El programa se dejó de transmitir en 1998, luego de que su conductora Lizzie Barrera renunció a Tv Azteca porque ella ya no quería seguir con el programa.

hola-monterrey-lizzie-barrera

Sin embargo, volvió a la pantalla en 1999 con otros conductores y un formato un tanto distinto.

«Clave 20: la cruda realidad de la Zona Metropolitana de Monterrey

La otra «cara de la moneda» era Clave 20, programa especializado en nota roja y problemáticas sociales, pero manejado con sumo cuidado para evitar caer en amarillismo y excesos gráficos, los cuales eran imperdonables en aquella época.

El proyecto nació en octubre de 1992, estando al frente el periodista Francisco Cobos.

Lo pasaban los domingos en el Canal 28, a las 22:30 horas.

El programa pasó por varias etapas, en las que estuvieron como conductores Armando de León y posteriormente Eduardo Garza, todas ellas con gran éxito, ya que cada conductor supo darle un toque distinto pero de alto impacto.

Te puede interesar: Cronología del caso «Santoy»

Al principio Clave 20 era un programa de análisis de casos particulares en las que se incluían dramatizaciones y entrevistas, para después adoptar un formato más crudo (en el buen sentido de la expresión) ya que era grabado a bordo de las patrullas y en directo desde los lugares de los hechos en los operativos policiales, con la respectiva edición para que pudiese transmitirse sin violentar derechos ni incurrir en contenidos grotescos o gráficos.

Te puede interesar: El tiroteo en el Colegio Americano del Noreste: un día oscuro para Monterrey

Era interesante ver ese Monterrey que muchos no veían o se negaban a ver: el Monterrey de las pandillas, del narcomenudeo, de la violencia familiar, del alcoholismo, de los barrios bravos.

De hecho ese es uno de sus grandes aportes: plasmar una parte de la realidad social de nuestra ciudad, sin tapujos y desde una perspectiva objetiva.

Este programa continuó durante el resto de la década de los 90’s y gran parte de la primera del nuevo siglo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here